Coloca a tu bebé en posturas cómodas para facilitar la salida del gas, existen estas cuatro posturas que pueden ayudarlo:

Colócalo sobre tu pecho: Con el cuerpo del bebé casi erguido y la cabeza a la altura del hombro del adulto, se puede acompañar de ligeros masajes en la espalda.

Colócalo boca abajo sobre tu brazo. Como en el caso anterior, con la mano libre se dan ligeros masajes en la espalda. Colócalo sobre las piernas. El cuerpo del bebé se coloca en una posición similar a la anterior, pero en vez de sujetarse con un brazo, el adulto se sienta y lo apoya sobre su regazo.

Sentar al bebé: Adecuada para niños más grandes. Con una mano se sostiene su barbilla, y con la otra se aplican ligeros masajes en la espalda del bebé.

Aunque no hay una norma estricta sobre cada cuánto debe eructar el bebé, es recomendable que lo haga cada vez que cambie de pecho (o cada 60 mililitros si toma biberón).

Debemos tener presente que no siempre emiten ruido y a veces el eructo puede pasar inadvertido. 

Lo recomendable es ayudarlo a expulsar el aire entre cinco y diez minutos, antes de acostarlo.

Referencia: Hirsch, L. Cómo hacer eructar a su bebé. Kids Health. 2013

Noticias Relacionadas

Post Anterior

¿Qué alimentos producen acumulación de gases en los bebés?

Post Siguiente

El Pediatra me ayuda a comprender por qué se produce la acumulación de gases en lactantes: