Es común que los bebés regurgiten un poco de leche después de amamantarle, es normal y bastante frecuente.

Estas regurgitaciones son pequeñas en el momento de expulsar los gases y no deben confundirse con un vómito. 

La causa es que el tubo digestivo del bebé aún no está maduro, y la estructura anatómica llamada esfínter esofágico permanece abierta.

Referencia: Hirsch, L. Cómo hacer eructar a su bebé. Kids Health. 2013

Noticias Relacionadas

Post Anterior

El pediatra me orienta: ¿Cómo abordar el cólico?

Post Siguiente

Aero OM 100mg/mL gotas